Sigue estos simples consejos antes de dar tus datos en una página de internet y mantén tu información segura a la hora de comprar.

Seguramente has escuchado tristes historias de inseguridad en internet y esa es una de las razones por las que registrar tu tarjeta de crédito en un comercio te parece una idea arriesgada. Y sí, no podemos negar que en algún momento las cosas no fueron color de rosa pero eso ¡Ya Pasó! por suerte la tecnología de hoy y tu sentido común te permitirán evitar caer en manos de los amigos de lo ajeno.

Primero lo primero:

Asegúrate de que tu conexión a internet es segura

Te tenemos noticias, el primer paso para que tu información y tus tarjetas de crédito estén seguras depende más de ti que de la página en la que quieras comprar así que antes de hacer cualquier cosa asegúrate de que el celular o el computador desde el que vas a hacer la compra está conectado a una red de internet segura como la de tu casa. No es recomendable dar datos personales cuando estás conectado a la red WiFi de lugares públicos como un centro comercial o un aeropuerto.

El dispositivo desde el que haces la compra también es importante

Entrar a un café internet a hacer una compra desde un computador público definitivamente no es buena idea, tampoco lo es pedir uno prestado porque en algunos casos tus datos de ingreso quedan guardados sin que te des cuenta. Eso no quiere decir que no puedas hacer compras en internet desde un computador que no sea tuyo sino que debes asegurarte de cerrar tu sesión al terminar el proceso para que nadie más pueda acceder a tu información.

Ahora sí:

Verifica que es una página reconocida

También es fundamental que compres en páginas reconocidas que tengan políticas claras de protección de la información. Revisa siempre que junto a la barra en la que está la dirección de la página encuentres el icono de un candado cerrado y la palabra ‘Seguro`,  fíjate muy bien porque generalmente las páginas fraudulentas copian la apariencia de las reales pero con esta verificación tienes la certeza de que estás en un sitio seguro. Además, apela a tu sentido común, páginas que ofrecen descuentos irreales, o con nombres como www.tevoyarobartodotudinero.com o www.lapáginamasseguradelmundo.com de entrada deberían generarte desconfianza.

Consulta los comentarios de otros compradores

Esta es una de las grandes ventajas de comprar en internet, puedes consultar las experiencias de otras personas comprando en la página y tener una idea de si realmente a ti te conviene hacerlo. Con una sencilla búsqueda podrás acceder a los comentarios de cientos de personas que te sacarán de dudas relacionadas tanto con la página en la que quieres comprar como con la calidad de los productos que venden.

Revisa que toda la información sea clara

El que nada debe, nada teme. Es por eso que las páginas de internet seguras muestran sin problema sus políticas de devoluciones, las garantías que ofrecen para sus productos y toda la información relacionada con la transacción que realizarás al momento del pago. Aquí no hay espacio para la letra pequeña.

No ignores a tu navegador

¿Has notado que en ocasiones al entrar a algunas páginas web tu computador o tu celular te muestran una alerta que te notifica que puede ser un sitio inseguro? Pues vale la pena que les prestes atención porque los navegadores como Google Chrome suelen identificar las páginas que no cumplen con los requisitos básicos de seguridad y sabemos que no quieres registrar tus datos ahí.

¿Te das cuenta? ¡No es tan difícil como lo pintan! Como puedes ver hasta en cuestiones de seguridad tu sentido común y la tecnología son un combo ganador con el que puedes aprovechar sin preocupaciones todos los beneficios del mundo digital que te abrió las puertas hace rato. Definitivamente dejar que la desinformación te impida dar el siguiente paso ¡Ya Pasó! llegó el momento de dejar atrás los mitos para empezar a disfrutar sin inconvenientes las dulces mieles de la modernidad.